Los jóvenes ¿protagonistas o espectadores?

La juventud cubana debe tomar mayor protagonismo en la sociedad actualSiempre nos quejamos los jóvenes cubanos de cuánto nos merecemos y no poseemos, de espacios que nos faltan para la asunción del debate, la polémica y posturas decidoras en el país, pero ¿qué hacemos en realidad cuando los tenemos?

¿Cuántos de nosotros están dispuestos por libre albedrío a ser secretario de su comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), o asumir posiciones de jefatura en cualquier variante o estructura social, económica o política de la nación?

La participación de los jóvenes cubanos en los procesos de la Revolución, tributan más al efecto de la movilización política que al hecho de considerarse estos protagonistas activos o codirectores de la toma de decisiones del país.

Múltiples factores emergen en este mundo convulso actual, inmerso en una profunda crisis económica que afecta a todos, y de la que Cuba toma dos tazas por el bloqueo económico impuesto a la Isla por más de cinco décadas.

Pero más allá de disyuntivas externas, nos espera una época difícil, más que de subsistencia de validar la viabilidad o no de nuestro sistema social. Nunca antes, desde el triunfo revolucionario, situaciones circunstanciales tales se presentaron cual vital reto para las jóvenes generaciones y para un país entero que se juega el todo por el todo.

Los próximos períodos son cruciales, el reordenamiento económico que se lleva a cabo en la Isla, y el envejecimiento poblacional que convertirán en el 2020 a Cuba en el país más avejentado de América Latina, con más del 31% de sus habitantes mayor de 60 años, colocan en nuestros hombros la posibilidad real de sustentar No se puede pensar la Revolución cubana sin la juventudo no las conquistas de la Revolución cubana y adaptarla a los nuevos escenarios del siglo XXI.

Una época de cambios profundos, nuevas concepciones, déficit económico, otras visiones sobre cómo asumir el proceso de construcción del socialismo en Cuba, y más luego del fuerte impacto político social de la desaparición física de los líderes históricos de la Revolución, en cuyo suceso existe el estigma de la supervivencia del proceso social que vive Cuba desde el 59.

Todo un contexto que depara para los jóvenes, más interrogantes que respuestas, y sobre todo más acción que la expectación pasiva e inconforme que en gran medida nos caracteriza.

Como pichones en espera del alimento pasamos gran parte de nuestra vida, y como nacidos en cuna de oro creemos que todo nos lo merecemos por derecho propio y deber del Estado para con nosotros.

Las gratuidades y los subsidios son para nosotros cotidianos, y la utopía del capitalismo como solución de nuestros problemas hechiza a muchos con cantos de sirena, ante un pensamiento más volcado a elevar las condiciones materiales de vida, antes que una verdadera calidad de existencia.

Y no resulta esto erróneo, todos queremos vivir mejor, pero cuánto estamos dispuestos a sacrificar los jóvenes por ello. Nada o casi nada, que como diría el cantante no es lo mismo pero es igual.

Es decreciente nuestra participación política y social en sus formas tradicionales; nosotros, acostumbrados al paternalismo, a vivir sin trabajar aunque emigremos para tener dos empleos, a dejar que tomen las decisiones por nosotros para después criticarlas porque no nos convienen, a discrepar de todo amen de que hagamos bien poco por mejorar la cuestión o nos demos por vencidos ante el primer obstáculo.

No se puede pensar el futuro de este país y de la juventud, sin la juventud. Y los decidores muchas veces asumen la toma de decisiones no solo porque así quieren sino también porque así dejamos que fuera. Ni siquiera es cuestión de pensar en tiempos venideros, apenas sabemos el aquí y el ahora, y menos seremos nosotros los jóvenes de aquí a 20 años, para dejarnos arrebatar nuestro tiempo.

No podemos esperar a que nos den las riendas del país en un momento en que cuando no estén los líderes y la generación histórica, no sepamos qué hacer ni hacia dónde voltear la cabeza en busca de ayuda, es hora de tomarlas y continuar paso a paso, con aciertos y tropiezos nuestra Revolución en los contextos del siglo XXI.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: