El divino celular por Dante Blackberry

En medio del viaje de nuestra vida, errante me encontré en una situación oscura, por haberme apartado de la vida común. ¡Ay¡ Cuán duro me resulta relatar lo salvaje, áspera y fuerte que era esta situación, que en la mente se renueva mi temor, tan triste que solo la locura le supera…

No sabré explicar como entré en ella, tan ingenuo estaba en ese momento, en que el verdadero camino abandoné. Pero al llegar al pie de una colina dominante hacia donde todos iban, donde aquel valle lóbrego termina, de sueños se había llenado mi corazón. Miré hacia arriba y lo vi, vi su cima… continúe subiendo por la solitaria pendiente, después de haber dado reposo a mi fatigado bolsillo, todo era abrupto.

Y aquí, al comienzo de la cuesta se acerca una figura ágil, apodada de Línea, de rápidos movimientos y cubierta manchada de precios inestables, ahora a “sólo” 40, con 20 gratis para llamadas, una propuesta tentadora solo hasta principios de año.

Mas, no se apartaba del camino y tampoco me dejaba continuar la marcha de tal modo, tenía que lograr mi objetivo. No pocas veces me volví para retroceder pero muchos habían llegado, debería hacerlo también.
Cuando luego, una estampa apellidada de nuevas tecnologías, aparecía cargada de cuanto artefacto se había inventado, y que había obligado a vivir en agonía a mucha gente. Los altos costos que desprendía de sus sofisticados y hasta no tan modernos aparatos me causó la turbación, que mi alma afligida perdió la esperanza de llegar a la altura.

Apareció entonces el aspecto de una imagen escabrosa, se hacía llamar tarifa por llamadas, y miraba hacia mí con la cabeza alta, hambrienta e iracunda, que parecía que la misma billetera temblaba con sus precios.

Mientras que después de tanto y tanto, al descender al hondo valle, me encontré con un ser tan querido que por lo anhelado parecía irreal. “Ten piedad de mi, seas de la marca que seas”, le dije. “Motorola no soy, lo he sido, pero no más”, me contesta. “Pero, ¿por qué la tristeza y el llanto? ¿Por qué no subes al monte refulgente, principio y fin del goce de las telecomunicaciones?
No atinaba a nada. “Oh, ¿eres tú BlackBerry?”, le respondí con ruborosa frente. “¡Ah, honor y antorcha de los amantes de la telefonía celular¡ ¡Mi celular preferido¡ ¡De ti aprendí el bello estilo¡ Y esa bestia de las tarifas telefónicas me espanta y me obliga a retroceder, porque sus montos estremecen mis bolsillos y late con precipitación mi economía”.

Al verme tan turbado y lloroso, me dijo: “Te conviene tomar otra ruta, si deseas salir de esa falta de telefonía; porque esta fiera ante la cual te espantas, no deja pasar a nadie por su camino, antes se opone hasta mantener incomunicado al que se atreva a hacerlo. Es tan maligno y cruel su instinto que nunca ve satisfechos sus ambiciosos deseos, y después de comer tiene más hambre que antes… Pero si quieres yo seré tu guía en este camino, para llevarte a un lugar eterno donde oirás gritos desesperados, verás los espíritus dolientes de los antiguos dueños de celulares,… verás también a los que están contentos entre las llamas, llenos de esperanza, cuando llegue la ocasión de tener un puesto entre los bienaventurados. Si quieres subir, un caudal monetario más digno necesitarás para el viaje… Y yo le contesté: “BlackBerry, por aquellos que no te pueden tener sálvame de este mal y de otro peor; condúceme donde tú me has prometido, para que yo vea aquella puerta luminosa de San Pedro de las Comunicaciones.”

Se puso, entonces en marcha, y yo seguí tras Él… al fin había logrado todo lo que anhelaba, muchos quedaron atrás, pero yo alcancé la cúspide de la jerarquía telefónica, y hasta social. Pero al llegar a la cima, BlackBerry, callado, silencioso, tanto que parecía mudo, se viró: “Este celular está fuera del área de cobertura”.

Sátira al celular con el Canto I de la Divina Comedia de Dante Alghieri

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

One Response to El divino celular por Dante Blackberry

  1. Maite says:

    Esta es mi primera vez en tu blog, te felicito amiga ya nos leeremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: