Ni tan aficionados ni tan profesionales

Muchos eventos organizados por grupos de aficionados son de excelente calidad

Muchos eventos organizados por grupos de aficionados son de excelente calidad

En la vida siempre han existido y existirán las diferencias. Ni siquiera una sociedad como la que hemos intentado construir escapa de tales disyuntivas. No es igual el licenciado que el campesino, el policía que el cantante de salsa, el obrero asalariado que el cuenta propista.

Las diferencias materiales existen  y más allá en la mente de cada persona, donde no se disgregan la valía del espíritu o la escasez del bolsillo. Todo tiene niveles, escalas, aunque nos hemos empeñado en no reconocerlo, y la cultura no está exento a ello.

Aunque se pudiera hacer un estudio exhaustivo dentro del sector de las artes en Cuba, sobre las distinciones entre los diferentes grupos y especificidades que la componen, se consigue delimitar sin muchos problemas una división totalizadora de todas las demás: los aficionados y los profesionales.

Y unos y otros alimentan las huestes de instituciones y centros culturales y créanme que son bien diferentes entre sí. Pero hasta qué punto tales disimilitudes son verdaderas, reales, justas, merecidas y tantos adjetivos como se puedan enumerar.

Le convido a coincidir no por una sino por varias ocasiones, en actividades donde se alternen lo llamados profesionales y los subestimados aficionados.

Todos han pasado por el escaño de los segundos, pero en algún momento de sus vidas se les ha olvidado. Diferencias hay muchas, y cuando se está en provincia más todavía.

Existen dentro de los primeros los referentes históricos de cada localidad, de los que no se puede prescindir en proyecto alguno de relevancia nacional.

A los profesionales hay que pagarles porque actúen, bailen, pinten, canten, los otros pagan por al menos tener la oportunidad de que algún día puedan hacerlo de manera tal que cuente para el currículo.

Los aficionados se presentan en múltiples espacios, siempre gratis y no por ello con menos valía. Foto: Osbel Concepción

Los aficionados se presentan en múltiples espacios, siempre gratis y no por ello con menos valía. Foto: Osbel Concepción

Los primeros son los de las galas, los programas televisivos, los “representantes más encumbrados de la cultura provincial o nacional”; los aficionados son los de las actividades políticas, los círculos de abuelos, los planes de montaña, los que ahora intentan hacer de la cultura la opción principal en los consejos populares.

Los profesionales no se conforman con los altos precios que cobran, muchas veces no acorde con el espectáculo o la propuesta cultural en cuestión, exigen condiciones más allá de lo permisible, se permiten excentricidades, comienzan después de la hora programada, de todas maneras ya tiene su público que más da, ellos esperan.

Los aficionados no duermen por la presentación de mañana, viven mendigando los recursos, se desviven por ofrecer el mejor espectáculo, de ahí dependerá que algún día puedan cobrar por ello. No se dan el lujo de comenzar tarde, todavía no tienen espectadores asiduos, no se permiten perder los que hayan asistido; se conforman con poco, y muchas veces lo hacen solo por la merienda que no pasa de ser un pan con pasta.

Los primeros cuando se cierran las puertas de la alcancía inventan otras que traen al dinero por pequeños chorros, pero que con bastantes oportunidades no se nota la diferencia. Para ello existen las peñas, las lecturas, las presentaciones de libros, las intervenciones orales, las participaciones aunque sea con dos canciones en el espacio del amigo artista. No importa la calidad, en realidad ¿quién vela por ello?, de todas maneras en muchos parajes provincianos y hasta capitalinos pocos creen a otros merecedores de valorar su obra y por tal actúan bajo libre albedrío de hacer o no buen arte.

Los aficionados siempre quieren mejorar, consultan al que más sabe para que corrija su trabajo, son incansables buscadores de la perfección, les da lo mismo actuar en la esquina que en el mejor teatro de la ciudad, todavía viven por lo que hacen y no por lo que ganan.

No pocos profesionales ponen miles de requisitos para la ejecución de sus propuestas culturales y al final muchos, hagan lo que hagan, siempre serán considerados como los genios.

Existen grupos de teatro de aficionados sin nada que envidiarle a algunos profesionales, especialmente en provincia. Foto: Osbel Concepción

Existen grupos de teatro de aficionados sin nada que envidiarle a algunos profesionales, especialmente en provincia. Foto: Osbel Concepción

Los aficionados obedecen sin titubeos para donde les manden en busca de la oportunidad de ser conocidos, trabajan donde sea y como sea y en cierta medida son hasta explotados y mal tratados.

Tristemente esta es la realidad de muchos profesionales y aficionados de la provincia pinareña y del país, no son todos hay que ser justos y dejar un margen para aquellos que todavía no piensan con el bolsillo ni se les ha subido la fama para la cabeza, o para los que no se sientan aludidos, en el caso de los primeros.

Existen igualmente aficionados que nunca podrán pasar de ahí, porque la calidad y la entrega más allá de las buenas intenciones no alcanzan para más.

Pero es necesario elevar la censura estética, el respeto al público, a los horarios, la calidad de cada propuesta cultural, porque en definitiva y a la hora de la verdad ni los profesionales son tan profesionales ni los aficionados son tan aficionados.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: