Yo, el Cliente

El cliente es punto de partida y no a la inversa Foto: Diego Estrella

El cliente es punto de partida y no a la inversa Foto: Diego Estrella

Dicen que la costumbre es más fuerte que cualquier cosa, y es verdad. La adaptación a normas y pautas de más de 50 años, nos convierte en figuras maniqueas cuando se trata de exigir derechos propios como cliente. Ni siquiera nos salva la autoestima y orgullo como trabajadores productivos y esenciales dentro de la sociedad, de sentirnos incapaces y desprovistos de requerir lo que siempre ha sido nuestro.

El miedo a la palabra mercado y cliente esgrimido dentro del proceso socialista por su aparente semejanza con los preceptos del capitalismo nos dejaron huérfanos de esencias vitales para sentirnos servidos y dueños de la elección de dónde, cuándo, cómo, con qué y para qué.

Nos adaptamos a ser el último eslabón de la cadena, esa que tanto se rompe y se rompe en la madeja de los servicios en Cuba, con nosotros como acreedores de los platos rotos.

Ninguno, o mejor decir, muy pocos nos sentimos capaces de gestionar y hasta imponer nuestra demanda según las necesidades, y no adecuarnos como simples consumidores a la oferta de quienes producen o brindan algún tipo de servicio o producto.

Y eso se percibe hoy más que nunca, cuando una oleada de alza de precios emerge de las principales actividades del país, tales como transporte y comestibles, especialmente en los procesos de cuenta propia, que generan la protesta de muchos, pero la escasa asunción de una postura enérgica.

Ya se ha dicho, la cuestión es de oferta y demanda, pues asumámosla de una buena vez y por todas, y no solo en las propuestas particulares sino en las estatales también.

Quién dice que no hay opción ni cómo, simplemente si no se está de acuerdo con un servicio o producto, no se asume o paga. Mientras haya quienes sucumban de manera que les sea solvente a los beneficiaros de estas empresas o negocios, nunca bajarán los precios.

Cuándo nos daremos cuenta que somos el poder supremo en la oferta y demanda, y que sin nuestra satisfacción no hay retribución y sin ello cualquier propuesta comercial se hace insostenible, y comprenderá necesario la rebaja de las tarifas.

Siempre habrá pretextos para asumir posturas encarecedoras de los productos y servicios, pero en gran medida depende de nuestra posición como usuarios. Lo repetiremos hasta el cansancio, el cliente es punto de partida y no a la inversa.

Que el coche esté más caro, que los camiones particulares y las máquinas aumentaron el precio, que los alimentos estén por las nubes, que se suban las tarifas tanto en particulares como estatales, es en no poca parte, culpa de nosotros.

No podemos pecar de ilusos, y hasta corderos con nuestro silencio o la débil asunción de un criterio activo que en un momento no lejano englobe colectividades capaces encausar lógicamente los precios.

Es el sudor de nuestro trabajo con lo que se intenta jugar y digo intenta, porque estriba en la medida en que cada cual posea una verdadera condición de cliente.

Pensamos que somos ridículos cuando exigimos cuentas sobre un servicio y con ello amortajamos derechos civiles propios de cualquier sociedad.

No se nos priva de ello, por qué entonces no los tomamos; no estamos de acuerdo, protestemos; hagamos la real oferta y demanda. Seamos ridículos, pidamos buenos servicios, buenos precios o no los tomemos. No nos quejemos más de lo que nos hemos agenciado nosotros mismos. Merecemos lo que tenemos si no hacemos nada para revertirlo.

 

 

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: