Llegó el Buena Vista… y mandó a parar (+fotos y video)

Buena Vista Social Club, en primera fila con el Guajiro Mirabal Foto: Osbel Concepción

Buena Vista Social Club, en primera fila con el Guajiro Mirabal Foto: Osbel Concepción

El teatro Milanés parecía fragmentarse por trozos, no creía en su espacio pequeño y a cada bullicio estremecía sus cimientos como probablemente hizo pocas veces, para no decir nunca.

Buena Vista Social Club presentó en la noche de este domingo su espectáculo único y por primera vez, en el recinto de la capital pinareña; y hubo para todos. Una lección de cuánto se puede rescatar de la música tradicional cubana, con interés y buenos exponentes, y cómo hacer partícipes a grandes y chicos, en igual medida.

 

Omara Portuondo con su edad, todavía conserva una voz singular

Omara Portuondo con su edad, todavía conserva una voz singular Foto: Osbel Concepción

Una noche de lujos, donde la afamada orquesta, mandó a “recogerse” a todo el mundo, había llegado el Buena Vista Social Club, el de Cachaíto, Rubén González, Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, que aún sin ellos y con ellos a la vez, brinda lo mejor del fonograma nacional con un estilo único e irrepetible.

Hasta los más escépticos que acudieron al teatro para corroborar o desmentir la fama del conjunto legendario, tuvieron que quitarse el sombrero y rendir pleitesía a la tropa de Jesús (Aguaje) Ramos Redonet, pinareño de nacimiento y corazón que saldó su deuda con el terruño y trajo a los suyos para una velada sin precedentes.

Un homenaje de grandes para grandes

“Después de tantos años de la historia del Buena Vista y de hacer música, es primera vez que estamos en Pinar del Río, decía Aguaje a su llegada. Era un deseo de todos los músicos de la orquesta, estamos muy felices. Era un deber, un compromiso hacer este concierto en agradecimiento a tanta gente que nos ayudó mucho, como Ricardo González Duquerme, Mateo Gutiérrez, y todos los grandes músicos de Pinar del Río, Miguelito Cuní, Enrique Jorrín, Pedro Junco, Rubalcaba, Angá, Polo Montañés. Es un placer hacerlo”.

Rolando Lunar, joven jazzista y una de las figuras noveles del Buena Vista Foto: Osbel Concepción

Rolando Lunar, joven jazzista y una de las figuras noveles del Buena Vista Foto: Osbel Concepción

Y así fue, dieron lo mucho y lo poco, le sacaron el brillo a trompetas, piano y percusiones. Barbarito Torres calentó tremendamente las cuerdas de su laúd, el Guajiro Mirabal demostró por qué es considerado unos de los mejores trompetas de Cuba, Ángel Terry sofocó las tumbadoras a puro cuerazo.

Ni hablar del trombón de Aguaje, la excelente voz sonera de Carlos Colunga, el piano del joven jazzista Rolando Lunar y la espontánea y sugestiva coreografía del trompeta Luis Alemañy Conde que puso a reír a cientos de personas presentes en la función.

Compartieron igualmente el escenario otros pinareños, también inigualables representantes de la música en el territorio, entre ellos Aldo del Río, ex integrante del Buena Vista, María Elena Lazo en interesante versión de Amigas a dúo con Omara Portuondo, Lázaro Reyes con su peculiar sonoridad, y los maestros Rey Montesinos y Guillermo Rubalcaba.

Buena Vista para rato

Aguaje Ramos afirma qe es un honor y un compromiso dirigir esta orquesta Foto: Osbel Concepción

Aguaje Ramos afirma qe es un honor y un compromiso dirigir esta orquesta Foto: Osbel Concepción

“El principal aporte del Buena Vista Social Club, es hacer la música cubana más pura, más genuina, agrega Aguaje, el son como es el son, el cha cha cha como lo concibió Jorrín, el danzón, como lo pensó Rubalcaba. Esta es la música que llevamos al mundo, esas son nuestras raíces, pero lo hacemos lo más auténtico posible, gracias a lo que nos han enseñado ellos”.

Sobre el trabajo para próximos años de la orquesta, enfatiza que “tenemos un buen relevo, el nieto del Guajiro, Luis Manuel (Guajirito) Mirabal, es un excelente trompeta que le gustan mucho la raíces de la música cubana, Rolando Lunar es un formidable jazzista pero se desdobla y asume la música como lo hacía Rubén González, Pedro Pablo Gutiérrez como Cachao. Ellos van supliendo a los que por razón de la vida tienen que irse, pero lo hacen dignamente”.

Hijo de tierras de íconos de la música cubana, Aguaje ocupa la dirección de un proyecto como el Buena Vista desde “un compromiso bien grande, por Ricardo que fue mi gran director de orquesta con quien tuve que hacer las primeras cosas, por Mateo, por Lázaro Reyes, por todos los grandes músicos pinareños. Tengo que seguir estudiando para hacer las cosas como enseñaron”.

La Diva del Buena Vista

Mas, no podía faltar en el recuento a la diva del Buena Vista, la gran Omara Portuondo, que ni con todo el agasajo del mundo podrá tener el reconocimiento que se merece. Su voz primordial a sus 80 años, hizo reinar en más de una vez los aplausos en el Milanés que resultó insuficiente para muchos que afuera esperaron la buena ventura de poder ver al Buena Vista con Omara.

El mencionado dúo con María Elena Lazo, Nosotros de Pedro Junco, Dos Gardenias y 20 años, fueron sus interpretaciones en la noche, más que suficientes para decirle usted. No hay nadie como ella, y lo sabe, la señorita, como le dice Aguaje, toda una dama del canto en Cuba.

“Estar en el Buena Vista, es una de las mejores cosas de mi vida, afirma, me ha aportado mucho. Cualquiera quisiera estar en este proyecto, aquí se hace lo cubano tradicional, con excelentes músicos. Con este proyecto entramos a muchos países y todo el mundo empezó de nuevo a conocer qué es la música cubana, que existía y que nunca va dejar de existir”.

“Antes de estar Buena Vista, la música tradicional estaba relegada, por eso la defendemos y lo seguiremos haciendo. Es un privilegio contar con este grupo no solo para los miembros del mismo sino para todos los cubanos”.

“Cuando empezamos había personas en el mundo entero que empezaron a reconocer nuestra música, que nunca se dejó de hacer, otros grupos lo hacían en sus conciertos y repertorios, pero el hecho que nos distingue es que la hacemos muy sabrosa, y las personas que no saben el español, no sé cómo les llegan los textos que le emocionan mucho”.

“Una vez hubo una señora muy deprimida, de tantas personas que están así en el mundo, que fue a un concierto del Buena Vista, luego nos contó que nunca más tuvo que ir a un médico ni tomar pastillas, eso fue lo que le curó. Es una pequeña anécdota pero cierta, todavía sigue yendo a todos los lugares donde se presenta el Buena Vista en Europa”.

“Es que nuestra música tiene azuquita, y a todo el mundo le gusta venir a probarla. La gente disfruta, baila, se emociona, de todo, pasó antes, hace muchos años, pasa ahora y pasará siempre, no se va a perder nunca, siempre va estar en un lugar cimero”.

“Para nosotros la música en tan importante para nosotros como nuestra propia vida”.

Barbarito Torres, estrella en el laúd y del Buena Vista también. Foto: Osbel Concepción

Barbarito Torres, estrella en el laúd y del Buena Vista también. Foto: Osbel Concepción

Y así lo asumen y de qué manera desde el Buena Vista, que con una única vez en tierras vueltabajeras demostraron por qué son la popular orquesta que todos quieren ver, la que no tiene iguales, la que transpira una elegancia y clase en sus presentaciones todas de traje, pero sin quitarle la sandunga que les caracteriza. La misma que desde ya tiene una invitación eterna para volver a Pinar del Río.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: