Buena Fe: “Reinventemos el hombre nuevo” (+fotos y videos)

Buena Fe aboga en su gira por un Martí diverso y fuera de dogmas Foto: Daimy Díaz Breijo

Buena Fe aboga en su gira por un Martí diverso y fuera de dogmas Foto: Daimy Díaz Breijo

Este año “están de regreso”, “andan por casa”, como ellos mismos dicen y parecen tomárselo bien en serio con una gira nacional por todo el país en el primer mes del año. Y es que los últimos días son intensos, pero el ánimo no les hace desfallecer, y hasta tierras vueltabajeras llegó este martes el popular grupo Buena Fe para la antepenúltima presentación de su gira Con todos en homenaje al 158 aniversario del natalicio de José Martí.

Con 15 conciertos en menos de 22 días, el actual periplo es una “dicha grande”, como declara a la prensa pinareña Israel Rojas, cantante del grupo. “La verdad es que lo hemos gozado, una gira muy intensa, ya la garganta se lo siente pero el corazón está satisfecho”.

Estos “reencuentros con el público nacional” constituyen también plataforma para la promoción de su reciente disco Pi 3,14 y el compacto Extremistas nobles, en colaboración con el trovador Frank Delgado.

Israel Rojas no teme a las censura de los medios de comunicación. Foto: Daiymy Díaz Breijo

Israel Rojas no teme a las censura de los medios de comunicación. Foto: Daiymy Díaz Breijo

Por más de media hora, Rojas y Yoel Martínez conversaron de estos y otros temas con periodistas de la provincia.

En Todo el mundo cuenta, ustedes cantan “como escucharte sin esquizofrenia, que el sucio oportunismo tantas veces apremia, como te arranco del verso dicho de memoria (…) Por eso creo en ti y en los misereres que primero te nombran y al final de temen”. Dado que la figura martiana se presta para tantas interpretaciones, algunas estereotipadas dentro del mismo proceso revolucionario. ¿Qué imagen de Martí propone Buena Fe?

Cada cual tiene su Martí, y lleva la porción de él que más le llega, porque fue un hombre como Lezama dijo interminable, infinito, que en poco tiempo dijo mucho, hizo mucho.  El Martí de la primera mitad del siglo pasado estaba estereotipado y hasta bajo la mesa de la burguesía, se quedaba en Los Zapaticos de Rosa.  La Revolución ha hecho muchísimo más por diversificar ese Martí, por ponerlo más terrenal, profundizar ese pensamiento antiimperialista, ha hecho por supuesto muchísimo más de lo que se hizo en la Neocolonia.  Ha habido una voluntad por regalarnos ese Martí diverso, enorme, capaz de aglutinar en su pensamiento y en su figura a Cuba toda. Pero no ha sido suficiente con el Martí que nos hace falta hoy, ese que tiene que ver con la ética, con el arquetipo del hombre nuevo que ame la belleza, que sea capaz de valorar en toda la sensibilidad lo que es ser cubano, antillano, lo que es mirar América Latina. Martí ha servido para convocarnos a una zafra que cuando ha sido errónea aparece una frase también sacada de contexto para justificar que salió mal, y eso quizás lo ha alejado de una parte de nuestros cubanos, hace que luego se diga “Martí sirve para todo”, que la gente no se lo crea tanto. Nosotros intentamos al menos, con la Sociedad Cultural José Martí, no empujar una frase sino un pensamiento. No se trata de hacer de Martí un versículo exacto, estamos hablando de su ética, de su manera de proyectarse en la vida, de ser radical, de decir siempre lo que piensa, de asumir las consecuencias cuando se dice lo que se piensa. No apostamos por un Martí dogmático. No sé si lo lograremos pero creo que vale la pena intentarlo, y más en este momento de refundación nacional.

¿Cómo ve entonces este momento de refundación nacional desde una perspectiva martiana?

Ahora se convoca a repensar el país, a reinventarnos una nación diferente, distinta, que beba de todo lo que hemos hecho bueno hasta hoy, y también se sacuda de toda las cosas que sabemos no son positivas, de las experiencias que han sido fallidas; allí donde inmovilismo llegó y se quedó, donde los dogmas hicieron su monumento, donde las malas prácticas políticas se asentaron, donde una generación fue muy entregada y luego se volvió burocrática e inmóvil, donde el pensamiento fue revolucionario y pasó a ser de mente estrecha. Pensamos como Silvio “hay que regresar a Martí”, en él encuentras aquello que puede salvar a la nación, cómo hacer del hombre nuevo un ser sustentable económicamente y a la vez humano y sensible del dolor del semejante que no es tan capaz. Tenemos que  actualizar ese arquetipo de hombre nuevo, que ya está como venido a menos, que la gente cuando habla de eso piensa en un fracaso, creo que hay que reinventarse esos arquetipos. No ha sido fallido apostar por un hombre nuevo, lo que a veces no hemos sabido cómo hacerlo correctamente.

En Miedos Buena Fe habla de algunos temores presentes en la sociedad cubana actual ¿No teme Buena Fe que por la polémica de sus canciones se le censure en los medios de comunicación?

Aceptarlas será una de las maneras que tendremos de actualizar nuestra democracia. Ojala también el arte, que es muy subjetivo, ayude a diversificar todas las voces que puedan ayudar a construir este país. Cuando comenzamos lo hicimos con una idea, cómo decir cosas difíciles en un contexto como Guantánamo, donde se es más radical, para bien o para mal. Por eso nació el nombre de Buena Fe, para que cuando se hiciera cualquier proyecto, que le doliera a alguien ya por lo menos teníamos el prólogo de que lo hacíamos con buenas intenciones.  No hemos hecho otra cosa que lanzar canciones que se han vuelto Pegasos, que han tirado de nosotros, y nos han traído hasta donde hemos podido volar, a lugares que no imaginamos; chocan también con nubarrones, con obstáculos. Son los riesgos de hacer este tipo de arte en un país donde lamentablemente una sola persona puede decidir toda una programación de radio o televisión.  El creador no puede tenerle miedo a eso, debe decir lo que piensa en cada momento sabiendo además que no siempre está obligado a tener la razón; cuando alguien viene y se pone molesto por una temática, le reconocemos ese derecho a no compartir esa idea. Pero lo que si no pueden esperar de nosotros es el silencio. Prefirimos tirar un chícharo y decir algo incorrecto, antes que edificar lo vacío. Lo vacío es peor, es más terrible, es apostar por la incultura, por la bestialidad, por aquello que hace al hombre más cercano a los instintos que a la cultura, y un hombre es más cultura que instintos. Quisiéramos que los medios fueran un arco iris, una sumatoria de colores de lo que es este país. Pero nosotros seguimos para adelante, y llegará el día que los medios se parecerán más a su gente, pero tiene que ser una victoria colectiva, de todos, sabiendo que esto es con todos y para el bien de todos, y a eso vamos.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: