Echar la suerte con los perros de la tierra

A veces nosotros los hombres y mujeres, demostramos ser la especie con menos materia gris y raciocinio, sobre todo cuando teniéndolos somos capaces de hacer tantas y tantas barbaridades.

He visto recientemente de manera clandestina, subrepticiamente y hasta violando códigos de ética para con pertenencias personales, cuatro videos que me llegaron como providencia o desgracia divina, sobre peleas clandestinas de perros en Pinar del Río.

No solo resulta abrumador ver tan diabólico deporte auspiciado por todo tipo de personas, y no piensen solo que es inherente a “capas bajas de la sociedad”, porque sería como embadurnar un hecho que compete a muchos, reparteros, conflictivos y hasta algunos “buenos exponentes” de este país, sino percibir cómo se divierten con el destrozo físico, literalmente hablando, de los canes.

El principio del primero de los materiales, comienza nada menos que con el periplo por montes y periferias de la ciudad de cientos de fanáticos y apostadores en busca de la valla donde echarían a la buena ventura de colmillos, alcohol y billete, la suerte de sus perros.

Hasta alardeaban unos de otros, que si el de San Juan es un muerto, que la mía es la bárbara, que se “lo come”, “se lo echa”, “se lo baila”. Y ni tan siquiera el espectador puede imaginar que verá después, aun cuando tenga como precedente la ostentación de los dueños, los miles de pesos para las apuestas contados frente a la cámara, y la odisea sangrienta que deviene en la pelea.

No les importa nada, se grababan unos a otros, como si fueran a una simple carrera de caballos o a una exhibición de especies caninas, aunque de cierta manera si fue una exhibición pero no de las especies y buen porte de los canes, sino de los órganos, orejas, sangre incrustados contra las paredes de madera de la valla, desde donde eufóricos los participantes gritaban por más.

Me imaginaba por veces que estaba en el antiguo coliseo romano, donde miles de personas clamaban el aniquilamiento del gladiador, que iba con la simple e ingenua de ilusión de lograr la fama en la arena.

Los perros no son menos, o quizás para mí no lo son a pesar de que se les ubique en escalones más abajo de la especie humana. Ellos van confiados, de la mano del dueño, a hacer lo que han aprendido, lo que su amo les enseñó con golpes y maltratos, pero que dentro de su propia furia canina solo busca el consentimiento y aprobación de aquel que solo le quiere para ganar dinero, aunque en ello le vaya la vida.

Es estremecedor como al cabo de los minutos, casi hora, desfallecidos no sueltan al contrincante; siguen ahí, les alienta la mano que le entrena y ellos, ingenuos, piensan que le contentan, que su dueño estará agradecido por lo que hacen y le dará el premio una vez llegado a casa…si llegan.

Las peleas de perros, como otras de su tipo son ilegales en Cuba, pero está resulta tan descarnada en inhumana que no se contrarresta todo cuánto se debería. Cómo es el trabajo de la policía, de quienes deben de velar por ello, cuando a veces los encuentros son tan evidentes y se citan con tanta anterioridad y conocimiento que con solo poner un poco de atención se encuentran los lugares y a los implicados.

Cómo es posible que haya personas que graben en video semejantes barbaridades, como si fuera la última noticia, el audiovisual más buscado, incluso como promoción para los peleadores y criadores.

De miserias humanas está hecha está vida, pero estos que carcomen nuestra esencia como entes superiores y nos hacen dudar del raciocinio y sentimientos humanos, deberían sentir un mayor peso de la ley y la justicia.

Recordaba entonces los versos de Martí, cuando clamaba “con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”. Ojala y seamos bastantes los que queramos más que la suerte, echar a  andar por mejores caminos, el destino y la vida de estos perros.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: