Amaury Pérez: “No quiero ser de los privilegiados” (+ fotos y videos)

Fotos: Abel Padrón Padilla (AIN)

Cuando comenzó su actual programa Con dos que se quieran, Amaury Pérez Vidal, compositor y cantautor, ahora devenido en audaz entrevistador, dudó de su éxito. Ya la querida amiga, la actriz Adria Santana, había vaticinado una audiencia solo de “intelectuales de izquierda deprimidos”, y por la séptima entrega, una encuesta del ICRT daba una audiencia baja y ponía en peligro la futura transmisión del espacio de entrevistas.

Hoy, cuando casi culmina la primera temporada de esta media hora los martes en la noche, Con dos… resulta una de las principales propuestas de la televisión nacional. La próxima comenzará su grabación en noviembre, esta vez con nuevos y jóvenes entrevistados y saldrá al aire en enero; mientras, las entregas iniciales, ahora en formato DVD, se lanzarán por todo el país por Pérez Vidal, conductor y guionista y su staff de realización.

Sobre la concepción y realización del programa, aspectos personales de su vida y legado familiar, así como temáticas actuales de emigración y política cultural en la Isla, conversó dialogó con esta reportera

EL PROGRAMA SE DIRIGE DESDE LA MESA

-Tras un poco de génesis…

-Abel Prieto, Ministro de Cultura, me proponía a cada rato hacer un programa de televisión con entrevistas, parecido a algunos que había hecho antes. “Mañana, otro día lo vamos a hacer”, decía yo. Entonces llega a principios del 2010 Tornatore a La Habana. Fanático de él, me ofrecí, descaradamente, para entrevistarlo para Videoteca Contracorriente del ICAIC. Hicimos lo de Tornatore, quedé muy contento, y se lo conté a Abel. “Por qué no aprovechamos y con los mismos equipos, técnicos y en los estudios del ICAIC empezamos a hacer el programa” me planteó, y así comenzó todo, fue una idea casual.

Empezamos en febrero del año pasado a grabar los programas. Conseguir los primeros invitados fue lo más complicado, todavía no estaba al aire, nadie sabía de qué trataba. Muchas personas, por otra parte, no creían que podía entrevistar a esas personalidades. La primera que aceptó fue nuestra Rosita Fornés, que siempre me apoyó, a ella se unieron José María Vitier, Liuba María Hevia; esos fueron los primeros 15 cuando no había presentación todavía, ni nada. Cuando comenzó a trasmitirse se acercaron lentamente otros y poco a poco fue subiendo”

-Pero algunos le increpan la ausencia de determinadas personalidades en la lista de entrevistados…

-Siempre quedamos en que iban a ser 60. Hay muchas personas, cerca de 20, dijeron no respetuosamente. Lo hicieron o porque son tímidos, o no les interesa salir por televisión. Pero hay una serie de invitados que declinaron. Ha habido otros que se me han escapado por cuestiones de trabajo como Omara Portuondo y Chucho Valdés. Aunque realmente 60 son 60, pero creo que el programa ha tenido un gran éxito con los que sí estuvieron.

-Uno de los logros del programa es la apariencia cinematográfica que posee, gracias en buena parte al diseño escenográfico y a la fotografía. ¿Cuánto de peculiar tiene además la dirección del espacio?

-Los programas de televisión normalmente se hacen con el director y el equipo en la cabina, con el switch. El nuestro no se hace así, sino como si fuera cine. Hay tres cámaras, una con el invitado, otra conmigo, y otra con el trípode que se mueve más. Además, cómo les digo a los camarógrafos desde la mesa y atendiendo al invitado, que tienen que hacer un acercamiento o alejamiento, o que una persona se me emociona o se pone nerviosa y suda. Tengo las claves en la mesa: una taza de café vacía, el vaso con agua y el pomo. Si agarro el vaso y tomo agua, quiere decir algo, si levanto la taza de café, quiere decir dentro de 20 segundos para, que la persona se está descontrolando. Si tomo agua dos veces quiere decir una cosa; tres, otra; o si me hecho hacia delante o cruzo las piernas, todo tiene su significado. El programa se dirige desde la mesa.

-Dado las polémicas temáticas abordadas en el espacio ¿no ha temido o padecido la censura?

-Lo que sí me planteo es nunca autocensurarme, si hay censura, que la ejerza otro. Ha habido también comprensión con el programa, mucho apoyo de Abel Prieto, del ICRT, del ICAIC. Nada se me ha prohibido preguntar o me han cortado. Nunca me han dicho “Amaury, esto no se puede decir”. Es un cambio de mentalidad, que el público lo agradece.

NO QUEDAR EN RIDÍCULO DELANTE DEL ENTREVISTADO…

La primera temporada de Con dos que se quieran, culminará con invitados de lujo. Para las próximas emisiones se depara la presencia de la bailarina y coreógrafa Lizt Alfonso; Monseñor Carlos Manuel de Céspedes y el cantautor Silvio Rodríguez.

“Terminamos con una entrevista superpersonal con Silvio. Dije “por dónde le entro que no sea repetido, que no diga lo mismo”. Y decidí preguntarle sobre su vida personal, pero cómo hacerlo que no se molestara, nunca había hablado de ello. Fue entonces cuando conversa por primera vez de sus hijos, de su esposa, de cómo la conoció, de cómo se enamoraron; aunque también tuvimos nuestros cruces de espada, más o menos, como los que tuve con (Reinaldo) Taladrid.

-Muchos adjudican su éxito como entrevistador a la relación cercana con la mayoría de los invitados, que le abren las puertas a hechos de sus vidas, vedados a los periodistas…

-En algunos casos, fuimos amigos en una parte de nuestras vidas. Cuando éramos jóvenes muchos compartíamos y éramos iguales, pertenecíamos a una misma época; no teníamos carro ni casa propia, y menos, dinero. Una época donde nos unimos mucho y compartíamos cantidad. Además tengo un equipo que realiza las investigaciones, a muchas personas las conozco, pero a otras no. Influye también, no ser periodista, soy como uno de ellos, y eso me da la libertad de conversar. Ellos me ven como un compañero de trabajo que siente y padece lo mismo. A veces eso de responderle a un periodista distancia un poco al interlocutor. Aunque creo que ese programa lo hubiera podido hacer cualquiera con una preparación, hay buenos entrevistadores. Pero bueno tuve la suerte, y además de la herencia (risas), y lo que se hereda no se hurta.

-¿Preguntas conciliadas o a riesgo de respuestas incómodas?

-Ningún entrevistado sabe lo que le voy a preguntar ni siquiera si es personal, nada está “cuadrado” desde antes. Ninguno sabe por dónde vengo. Eso le da a la entrevista autenticidad y veracidad. Es verdad, puedo planificar con cualquiera, pero qué sentido tiene preparar la entrevista antes. Por eso algunos de ellos se sorprenden y hasta se emocionan o incomodan un tanto, los tomas desprevenidos. Las personas no están acostumbradas a hablar de sus vidas, y a veces para hacer las entrevistas diferentes, lo enfocamos de esa manera, sin amarillismos ni sensacionalismos.

-En ese sentido, entrevistar a íconos de las artes, la cultura y la sociedad cubana, trae aciertos, desaciertos y momentos difíciles. ¿Lo más provechoso?…

-He aprendido de cada uno de los entrevistados. Tienen algo que decir que me interesa mucho, me importa todo lo que me están contando. ¡Me dejan tantas satisfacciones!

-Lo más difícil…

-Tratar de no quedar en ridículo delante del entrevistado; me encomiendo y de pronto digo “sácame de esta y no me hagas parecer un tonto ante el invitado, haz que salga contento de aquí y que sienta ha hecho algo importante”. Hay entrevistas en las que debo estar muy atento por la audacia del interlocutor, como las de Taladrid y Antón Arrufat; “cómo toreo esto”, me decía. Pero cuando presento ya la suerte está echada.

-El recibimiento del público…

-Nunca había vivido un mensaje de cariño tan grande. Después de casi 40 años de carrera, ahora puedo ver lo que mi mamá me decía, de que para ella lo más grande era el amor de su público. “Pero eso es muy difícil, nunca voy a lograrlo”, le explicaba. “Claro, si tú tienes tremenda cara de pesado, y cantando esas canciones extrañas. La gente pensará que eres insoportable. Pero verás que un día va a caer un proyecto en tus manos que va a mostrar al verdadero Amaury, y no el que la gente se imagina”, me alentaba. Creo que Con dos que se quieran llegó para eso. Lo que más quería no era ser respetado por el pueblo, o admirado, era ser querido y gracias al programa, lo he logrado.

Y DE LA HERENCIA

-De su padre nunca se le pregunta ¿cuánto ha influido en su obra?

-Fue un gran director de televisión, aprendió de los grandes, y me trasmitió muchísimas ideas. Me decía “mientras más grave se pone la situación, más aparece el imposible, y el director tiene que estar más tranquilo, en calma; cuando la cosa se pone mala, estar histérico no la va a resolver”. Eso me ha servido en Con dos que se quieran, sobre todo con problemas técnicos, o personales. Hay programas que he hecho con hijos enfermos, él me dijo: “ni con hijos enfermos ni con nada, primero el trabajo y luego la familia”. Mira el criterio que había en mi casa. Siempre está en mis recuerdos y en mis oraciones diarias.

-¿De tal Consuelito tal Amaury?

No puedo compararme con mi mamá, ella tenía una habilidad natural; nació con ella, mi mamá tenía apenas sexto grado, pero podía entrevistar lo mismo a un escritor que a Alicia Alonso. “Cómo puedes entrevistar a Alicia Alonso si no sabes nada de ballet, le pregunté una vez”. “Las primeras preguntas son malas, me respondió, pero después ella me da unas respuestas y le engancho otras preguntas y cuando vienes a ver sé de ballet”. Era muy viva, criolla. No puedo compararme con ella.

LA CULTURA Y LA HONESTIDAD NOS SALVARÁN…

Uno de los aciertos de su programa es abordar temas polémicos nunca antes tratados en la televisión nacional, como la religión, la política cultural y la emigración, tanto civil como cultural e intelectual. En este último aspecto ¿cómo cree usted que debe abordarse la diáspora cubana en el país?

Con naturalidad. Todo cubano debe tener el derecho de salir y entrar a su país, es un derecho humano. Más temprano que tarde, ya, tenemos que aplicarlo; se nos puede convertir esto en una caldera, una olla de presión sin la tapa. Debe estar en planes. Soy de los privilegiados que entran y salen, pero no quiero ser de los privilegiados, quiero que sea posibilidad de los once millones de compatriotas que viven en Cuba y los dos o tres millones que viven fuera de ella.

-Usted dijo en entrevista a Rufo Caballero: “la honestidad, así de sencillo, nos salvó y nos salvará”. ¿Cómo interpreta esta frase en la coyuntura actual del país y a 50 años de las Palabras a los intelectuales (junio, 1961) de Fidel Castro Ruz?

-La cultura y la honestidad nos salvaron y nos salvarán, no queda más remedio. Este es un pueblo que no puede ser sometido. Desde la cultura también puede defenderse de lo mal hecho, criticarlo. Estoy seguro de que cuando Fidel pronunció este discurso y cuando Martí dijo “ser cultos para ser libres” pensaban en ello: a más cultura, más inconformidad, y como dijo Luís Alberto García en el programa, “para que seamos cada vez mejores”.

-En igual ocasión expresó: “Una revolución verdadera, y estoy convencido que la nuestra lo es, tira todo abajo y lo vuelve a levantar cuantas veces sea necesario”. En estos momentos de refundación nacional, ¿qué tiraría usted abajo y volvería a levantar?

-Todos los dogmas y prohibiciones ridículas, que hay muchas. Lo primero que debemos hacer, desde mi criterio muy personal, es eliminar de nuestro vocabulario diario la palabra “no”, en la medida que sea posible. El “no”, es fatal, deberíamos hacernos penitencias al día y decir “hoy voy a tratar de decir pocas veces no”; y si podemos el “no se puede”. La vida me ha demostrado que todo se puede.

Parte de esta entrevista está disponible en el portuba en noticias

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

One Response to Amaury Pérez: “No quiero ser de los privilegiados” (+ fotos y videos)

  1. Ricardo Hernández says:

    Excelente trabajo !!! muchas felicidades, y por cierto el programa de Amaury es excelente por dos cosas fundamentales: una es por la claridad de las preguntas a los entrevistados; y la otra son los propios entrevistados, creo que son personas excelentes y de las cuales el pueblo cubano está ávido de conocerlas a fondo… muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: