Yo, Ninel Conde (+fotos y video)

A veces es inevitable la asociación. Matices lúgubres como marionetas que en una tienda oscura recobran la vida, con movimientos torpes, maniqueos, primerizos. Así se les piensa en la impresión inicial.

De pronto desfilan, piernas lujosamente contorneadas a golpe de gimnasio e inyecciones hormonales, pasos firmes en algún tacón importado, ojos bien delineados que escoltan el toque meretriz entre el labial de boutique e insidiosas pestañas a lo Marilyn Monroe.

Los olores llegan después, con esa mezcla de Chanel adulterado y after shave tras el camuflaje del exuberante maquillaje.

Barbillas domesticadas por la Gillete y para los favorecidos, con la crema depiladora, obsequio de algún “amigo cercano”: insuficiente por veces para esconder unos pómulos, que ni la madre natura logra achicar.

Ya llegan al escenario, soberbias y pálidas llegan, no son ni gallegas ni argentinas, bien cubanas, divinas, aunque no existan muchos poetas bohemios y atrevidos que les dediquen sus versos.

Son los/ las tranformistas, no se sabe a ciencias cierta ni siquiera por qué género llamarlos(as).  Algunos, travestis de closet, otros a tiempos completo, no pocos tranformistas de escenario, apenas ocasiones donde “se les sube” la veta artística, y hacen lo suyo en la imitación de personajes.

Allí, arriba, a dos metros del público, son más que emperatrices del maquillaje, son artistas de la simulación, primeras figuras de las artes escénicas, que no admiten ni la menor mofa; se lo toman tan o más en serio que muchos fanfarrones (as), de las tablas.

Lo piensan todo, la escenografía, el maquillaje, el vestuario, las luces. Es el trabajo de un quinquenio, del Transarte en Pinar del Río, proyecto de diversidad sexual del Centro Provincial de Prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual, que una vez al año convierte al transformismo en un evento de masas, sin excluir por identidad de género.

Cientos de vueltabajeros, asistieron a los días del Transarte, no se podía especular que era sólo “cosas de pájaros”. Había de todo, como en botica, jóvenes, adultos, mujeres, hombres, homosexuales, transexuales, heteros; ni siquiera podríamos aventurarnos en decir cuál predominó más, como ese afán de los patriarcalistas por desacreditar el evento.

Cantaron, bailaron, doblaron, actuaron, hicieron de lo lindo, de lo bueno, de lo demasiado, como pocos espectáculos en el territorio. Fue el momento del año, de la década, hasta de toda la vida para muchos y muchas de ellos(as).

Algunas se sintieron reconocidas más allá de “la potajera”, rincón de la ciudad de los menesteres privados; otras, emocionadas por los aplausos fuera de los performances exclusivos de alcoba; las muchas por el premio a las dotes artísticas afloradas de vez en vez, y reprimidas por los machismos de quienes no ven el transformismo cual arte tan antiguo como el propio teatro.

Samanta, Europa, Shantal, todas, una tras otra, haciendo galas, compitiendo entre ellas, dejando atrás las cadenas de una sociedad que les impone pantalones y botas de macho hombre masculino; de una sociedad que les deja de llamar por dos horas “pájaras locas” y le aplauden la actuación, hasta despellejarse las manos.

“Es el único día que nos sentimos respetadas por lo que somos, es más, por lo que queremos ser. Las luces, las lentejuelas, el remake borran las diferencias, se olvidan los tabú, se silencian las groserías. No somos Orlando, Paquito, Leo. Por única vez, sin acudir a favores sexuales, a la pasividad ante las ofensas, sin padecer sarcasmos irrespetuosos, somos solo nosotras: Diamante, Karla. Y yo, solo Ninel Conde”.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: