Frank Delgado: “la polémica entre Pablo y Silvio la haría a puertas cerradas”.

Puede estar lo mismo “loco por ti”, hacer cola para el pan, que compartir un traguito. Confiesa que a su edad pensaba vivir de la leyenda, pero subsiste en “la lucha diaria”, y nunca se arrepiente de “decidir por cuenta y riesgo quedarse en esta orilla”.

Su vida es como un pasaje, y díganlo: nació en Minas de Matahambre, lo inscribieron en Consolación del Sur y vivió en La Palma (todo en la provincia Pinar del Río). Y aunque ahora reside en La Habana, no deja de llamar a los tostones ambuilas y de apostar por los Vegueros en la pelota, para contrariedad de su amigo, el actor Luis Alberto García.

Este es Frank, no uno delgado, sino pasadito de libras, que luego de 13 temas, varios cuentos y unos cuantos autógrafos, dialogó con la prensa, sobre la actualidad del trovador en Cuba, su obra y la reciente polémica suscitada entre los fundadores de la Nueva Trova Pablo Milanés y Silvio Rodríguez.

HACER RENTABLE LA CULTURA PURA Y DURA

La imagen que se tenía usualmente del trovador, al menos de la década del 80, es la del bohemio arrabalero con guitarra al hombro, brindando descargas en cualquier lugar. Ahora, por diversas cuestiones, especialmente económicas, muchos se integran en grupos, conciben actividades de pequeño formato para centros nocturnos y dejan a un lado aquellos días de artista juglaresco… ¿Se pierden los orígenes?

En aquellos tiempos había también trovadores que tenían su grupo, María Teresa Vera que era la super trovadora, en una época se hizo acompañar del Sexteto Habanero. Así lo hicieron muchos trovadores tradicionales, lo que pasa es que todo parte de un trabajo primigenio con la guitarra. Ahora mismo acabo de hacer un ciclo de verano en el teatro El Sótano a guitarra nada más, porque creo que en esencia soy trovador de guitarra. Pero para llevar la música a un centro nocturno hay que hacerse acompañar de un grupo. Si uno quiere sobrevivir en estos espacios tienes que modificar el lenguaje. Me resultó un desafío, era trovador de teatro, de la metratanca y llevar esto al centro nocturno es difícil, pero lo he hecho. Hay veces que no resulta, hay gente que va a los lugares a buscar el perreo no a escuchar.

A favor de ello en la capital cubana y en varios centros culturales del país, se articulan espacios promocionados especialmente por Artex para la trova, la fusión, el rock and roll, pop rock, fusión… ¿Mejora el escenario para este tipo de música?

Le he propuesto a Artex, asumir ciertos sectores de la cultura que piensan que no son rentables y atractivos, pero sí lo son. El público no es igual no es una masa compacta, todo el mundo tiene una formación diferente, presupuestos estéticos distintos. Y hay que brindar de todo, no solo humoristas dando chucho y reguetón. Hemos cambiado el concepto de los centros culturales. Artex se ha dado cuenta que hacer cultura también es un negocio, que la gente puede ir a los lugares a escuchar cultura pura y dura.

CONTAR LOS ENTRETELONES

Usted es de la segunda generación de la Nueva Trova…

Bueno por la edad ya soy de la Trova Tradicional (risas)

En un momento Santiago Feliú quiso hacer una ruptura con la trova de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, y a usted que era un silviano convencido esto le desconcierta. Sin embargo, con el paso del tiempo, de todos (los Feliú, Gerardo Alfonso…), usted fue el que asumió la ruptura más grande ¿Cómo lo explica?

Nadie se propone romper nada, se da como un proceso natural. No soy de los que dice tengo que hacer un cosa diferente a lo que ya está hecho. Cada uno tiene necesidades de hacer ciertas cosas. En un momento personas como Santiago Feliú, y como parte de la lógica de ser jóvenes, trataron de hacer obras distintas a la de los pioneros de la Nueva Trova. Santiago también fue un silviano tremendo, puede ser que en momentos lo haya negado, pero después pasa el tiempo y uno tiene que rendir cuentas de sus raíces, y ya hoy por hoy, en sus espectáculos acaba cantando muchas canciones de Silvio. Uno trata de cantar lo que le pide el momento, la sociedad en que uno vive; hay una serie de cosas que no puedes obviar, y las asumes en las canciones. Al final, no hacemos más que seguir una tradición enraizada en Cuba con gente muy buena en todos los lugares de la geografía cubana, trovadores de tremenda valía.

Trovadores oficiales o extraoficiales ¿Por qué la definición, cómo se clasifica usted?

En todos los lugares están los trovadores oficiales que cantan a los procesos sociales en sí, y otros, regados por los pueblos, tipo juglares, que hacen un arte burlesco. Me apunto más en estos. Siempre he sido más de contar los entretelones, jugar con lo prohibido por mi propia personalidad, pero no soy enemigo de los trovadores oficiales, son mis amigos todos y respeto lo que hacen.

Pero no cree que para existir unos deben estar los otros…

Está claro, si cada cual cree en lo que está diciendo, me parece muy bien. Soy amigo de trovadores que aparecen en muchos sitios oficiales. Son excelentes artistas. Para que un trovador guste debe ser bueno, sea de un tipo o de otro, hay trovadores oficiales magníficos, y hay otros extraoficiales muy malos. El ser oficial o no, no tiene que ver con la calidad. Cuba va, es una excelente canción, se han hecho temas bellísimos de corte oficial. Hay otros del Grupo de Experimentación Sonora para quitarse el sombrero, hay temas también que son una bazofia, un panfleto, no tienen arte, igual los hay extraoficiales muy malos, sin ingenio, son otros panfletos.

SER MEDIÁTICO NO SIGNIFICA SER INTERESANTE

Su obra no es promocionada con frecuencia por los medios de comunicación

Antiguamente no era promocionado, y ahora no me interesa….

Y no le afecta esta poca difusión en los medios…

Los  medios de comunicación pueden ser contraproducentes, si estás en ellos puede ser que seas conocido pero no interesante. Conozco artistas mediáticos, que hacen un recital y va muy poca gente. Ser mediático o famoso no quiere decir que seas bueno. De hecho, la televisión cubana con lo mal que se hace a veces te hace perder hasta la magia. Trato de no ir a esos programas que pueden ser desacertados para la imagen de uno. Me gusta más salir en videos hechos de forma casera, resulta más interesante.

Pero hasta cierto punto la no difusión puede ser un vía más de promoción, debido a los atractivos que tienen, especialmente para la juventud, los temas “no oficiales”, “censurados”, “underground”, “prohibidos”.

Si las cosas que uno hace a la gente le gusta llegan, se la pasan, caminan la música, prefiero ese tipo de promoción. Tampoco es negar toda difusión en los medios, pero esta no es directamente proporcional al poder de convocatoria. El problema no es ser mediático o no, sino estar en los medios cuando hace falta que estés, cuando vale la pena estar.

¿Se dice que Frank Delgado es un cronista de su tiempo, como sería una crónica de su propia vida?

Sería una canción muy larga y aburrida (risas). Lo de cronista es porque toqué ciertas zonas que a la gente le gustó. Mis canciones tienen distintas utilidades para hacer catarsis, exacerbar tus sentimientos, sirven para muchas cosas o no sirven para nada también.

Por otra parte, puedes hacer la historia de Cuba por su música, desde La Bayamesa, Fornaris hasta Matamoros y la Nueva Trova. Se puede narrar a Cuba por canciones y ojala que dentro de la banda sonora de la Isla, haya alguna  mía.

POLÉMICA DE PABLO Y SILVIO: “LO HUBIERA HECHO A PUERTAS CERRADAS”.

¿Qué opina sobre la polémica suscitada en torno a las declaraciones de Pablo Milanés en Miami, y de algunas respuestas como la de Silvio Rodríguez?

A Silvio lo conozco poco y a Pablo no lo conozco, personalmente quiero decir. Me parecen unos trovadores magníficos. He cantado toda mi vida sus canciones. No he leído lo que escribió Silvio. Leí lo de Pablo a Edmundo García, él no tenía que responderle, pero respeto que quiso hacerlo. No voy a dejar de escucharlo y hablar de sus canciones, pero no sé adónde lleva esto, si va a llevar a algún lugar, pero si se quieren quitar las rencillas me parece muy bien, sin con eso se sienten mejor. A mi estas cosas, como soy, me darían cierta vergüenza, el exhibirme de esa manera, o hacer una polémica demasiado obvia y pública.

Silvio Rodríguez, le imputa a Pablo que hace las críticas en el lugar menos apropiado…

Pablo no tiene que demostrar nada, puede estar errado, puede discutirse con él muchos de sus argumentos, pero eso son cosas que yo lo haría a puertas cerradas. Una carta de Silvio o de Pablo es lapidaria, una opinión de ellos es muy importante. Ellos tienen una obra muy grande y hablan por su obra, de hecho es la importancia, si ellos no tuvieran la obra que tienen para respaldarlos no tuviera tanta significación lo que dijeran.

Leer más

Respuesta a una provocación del señor Carlos Alberto Montaner

Respuestas 1 y 2 de Pablo a Silvio

A propósito de un muy doloroso asunto. Respuesta de Vicente Feliú a Pablo Milanés

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: