¿Quieres ser VIP?

“Tu fiesta, donde se une la música, lo bailable”, “la mejor noche del momento”, “el espectáculo que prefieres”, “el show VIP”, “VIP Tonight”.

Ser VIP, es el slogan del momento, de fiestas, discos, espacios varios; pocos saben lo que significa pero todos se sienten atraídos por la ¿“súper voladera”? que le impregna a la noche…no importa a dónde se salga, apenas vale la pena nombrar sitios, todos usan las misma práctica, es “tu noche VIP”. ¿VIP de qué?

El término VIP (pronunciado vi-ai-pí) son siglas que en inglés significan Very Important Person (Persona Muy Importante). La expresión empezó su uso entre 1940 y 1945, y se emplea en diversos ámbitos para designar a “personajes” -políticos destacados, famosos, empresarios …- asistentes a un evento que requieren una atención o protección especial.

Las personas, al ser considerados VIP en determinadas situaciones, tienen acceso a zonas reservadas, como salas VIP de discotecas, restaurantes, aeropuertos. A estos se suman el uso de los “pases o entradas VIP” de carácter gratuito y con frecuencia empleados en night club, conciertos y otras actividades de corte promocional.

Usualmente VIP asocia, además, a personas con “trayectoria extensa”, “merecedora de privilegios”, así como “exclusividades” establecidas por orden de importancia y con la inserción en muchos casos, de lujos y prebendas para los invitados.

Incluso, en algunos lugares del mundo ya existe un peldaño por encima del VIP, el VVIP, Very Very Important Person, que incluye al accionista más grande de un club.

Y no seamos ilusos, en Cuba, en Pinar del Río existen lugares con espacios VIP; en nuestra provincia hay personas que son o se creen VIP. Personas, que como dice la definición son objeto de determinados privilegios, debido a su status o importancia. “Celebridades”, “personajes”, “individuos notables”, como si ya no fuera suficientemente notable inventar un país en el día a día, con la guaguita de San Fernando y el picadillo de soya.

Aunque el término no es tan nuevo, como ahora se intenta ver, existe desde hace tiempo, y en este país, en el que tanto nos esforzamos por disimular las diferencias de clases, ha recibido el nombre por los años, de salones de protocolo, reservados y demás…

En algunos casos, para los que poseen la capacidad monetaria, espacio acogedor donde departir en intimidad; para otros, los no pocos, lugar donde agasajar a las visitas, a los decisores, a las Very Important Person de las esferas varias del país.

Pero ahora, todo es el fenómeno VIP, ¿no vas a la disco del Hotel Pinar del Río, al Café Pinar?, no eres VIP; ¿no usas móvil aunque sea de reproductor de audio?, no eres VIP; ¿no tienes tenis de marca?, no eres VIP.

Ya se extrapoló de los filmes hollywoodenses, y ahora no solo en el aeropuerto internacional José Martí existe, sino que pulula en las calles, en todos los volantes de fiestas House, en los pulóveres de los chicos y chicas, en las gominas de los carros.

Pero, lo que más alarma es el manejo del término tan arbitrariamente. ¿Significa entonces para nuestros chicos, que pagar uno o par de CUC para fiestas, los hace mejores personas, las más importantes? Entre faldas, luces fluorescentes, reguetón, sudor de morbo y repello sensual… Sabor a Cristal y cigarro de importación, con ínfulas de estrella de cine, alocados, desesperados, por unirse a las huestes de los VIP, ¿realmente lo son?

Es sojuzgar la vida de adolescentes por partida doble: por no poder pagar esos precios, y no ser, por ende, considerados Very Important Person…

¿Cuál es la explicación para el empleo del término en un país que proclama la igualdad de derechos, donde supuestamente no existen personas tan “encumbradas” para un tratamiento con privilegios?

¿Debemos, los ciudadanos trabajadores de esta nación, los que sudan el salario todos los días, los que se exasperan en el folclor de las guaguas, los que creen en este país a pesar de todo, soportar estas tendencias pequeño burguesas que contagian a nuestra prole?

¿Si seguimos así dentro de un tiempo será, a cada cual según su relevancia, a cada cuál según su VIP?

Las simples pero excluyentes siglas, contradicen esencias socialistas, marcan a las claras desigualdades sociales, entre grupos de trabajadores y privilegiados y nuevos ricos. Legitiman falsos esquemas de éxito e importancia social, y peor aún, tratan de inculcarlo a nuestros hijos.

Ser importante no va en el CUC que gastas en la disco, en la Cristal que consumes, en el móvil que mueres por mantener, en la marca que usas. Ser importante es más que un slogan.

No interesa si tenemos salones reservados, dinero que justifique nuestra resonancia social, carisma y glamour. Yo soy VIP… de mis amigos, de mi familia, de mi casa, de mi gente… Bueno, en mi casa al menos soy VIP, no hay quien les quite el VVIP, a mis padres.

 

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

2 Responses to ¿Quieres ser VIP?

  1. Tomás Rodríguez says:

    Gracias por este homenaje a todos los que nos colocamos en la vereda de las fronteras, a quienes pertenecemos al margen, es decir, junto a los más sensibles, lejos del show…

  2. Pingback: Very Important Person | Visión desde Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: