Quién le pone pasaporte al amor (+fotos)

No sabían cómo empezar, pero lo hicieron…

Ella, insular, prepotente, con esas ínfulas de Isla especial bendecida por el Edén del Caribe, por tantas esencias, virtudes más allá de la fama de un buen ron, suculentas mulatas y exquisito tabaco; él, de la América completa, con una visión bolivariana de ser de todas partes y de ninguna en particular.

Ella, atada a un pedazo de costa, mar y gente buena; él, volando como pluma al viento, oliendo a Los Andes colombianos, degustando el encebollado del Ecuador, encantado con el clima frío de Buenos Aires…

Ella, romántica, idealista, con unas ansias que delataban sus mozos e inexpertos años, soñando con el bien espiritual en un mundo convulso de jeans y tenis Converse; él, más experimentado, con décadas de tránsito sur-sur, de embeber en el puro capitalismo, de andar el continente con saco al hombro y en el polvo del camino…

Ella, que si Raúl, que si Cuba, que si su país será siempre su país, que si la economía, que si el socialismo; él que si Cristina, que si Lula y Evo, que si los  “malditos fascistas” que desangran la Suramérica, que si los indígenas se quedan desamparados y sin tierras…ambos que si Fidel, que si el hombre nuevo, que si un mundo mejor.

Se dieron cuenta que un país no termina cuando se llega a sus fronteras, que la política es solo política y que sumar siempre resulta mejor que dividir…se dieron cuenta de la obsesión profunda de los humanos en ponerle límites a la vida, cotejar con escalas y Km. cuadrados donde empieza x, donde termina y.

Se dieron cuenta que el alma no tiene visa, que no se pueden enclaustrar los sentimientos, que el amor no tiene pasaporte.

Quién le pone término al tiempo, ese que despilfarramos delimitando terrenos, países, discriminando pueblos, segregando culturas, despojando naciones.

Cuándo dejamos de vernos como hermanos, para convertirnos en el otro, el de la tierra del frente, el de las millas lejanas, el del avión de Copa y ocho horas de vuelo.

Cuándo se acabará este viaje siempre de partida, para iniciar todos, de todas partes, de todos los continentes un viaje de regreso que nunca acabe.

Cuándo los hombres y mujeres de todo el mundo dejaremos de tratarnos como extraños, con gentilicios excluyentes, discriminatorios; cuándo nos daremos cuenta de los años que hemos perdido en decir esta tierra es mía, y no, esta tierra es nuestra.

Cuándo dejaremos de ser el argentino, el polaco, el alemán, el chino, el uruguayo, el cubano, para ser solo el amigo.

Desde el maldito Babel nos repartieron a todos por doquier y dejamos de existir como una sola humanidad, somos entes divididos por caprichosas líneas geográficas.

Ellos se dieron cuenta, no buscaban un rumbo fijo, ya lo habían encontrado; la vida les había sido demasiado benévola, los había puesto en el mismo camino, en este universo de tantos senderos bifurcados.

No les gustaba tener la idea fija de ponerle aeropuerto y fecha de aterrizaje a par de almas que vuelan libres; no querían sucumbir en la obsesión de definir “somos de acá”, “somos de allá”, en la obsesión de defender más la tierra que el alma, más el espacio físico que el sentir nacional…

Confían en sí mismos, en tantos que como ellos no han temido levantar ancla y recorrer mundo, unir manos, levantar voces, blanquear una humanidad que hace mucho tiempo dijo basta y echó a andar, que ahora corre tras su suerte, su destino, ese que algunos intentan arrancarle a base de MacDonalds y Nike.

Se han conocido… y es suficiente. Nativos contemporáneos, orgullosos de esta nación americana que poco a poco se vuelve a construir, dispuestos a derrumbar muros y hermanar pueblos.

No importa que los tilden de locos, de soñadores; como Lennon, saben que no son los únicos, se empeñan en despedir la soledad entre tanto mundo confuso, pretenden construir puentes en vez de cercar fronteras, quieren dejar de esperar ese mundo mejor…Han salido a buscarlo…

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

One Response to Quién le pone pasaporte al amor (+fotos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: