Cuba no es ni será la misma (+ fotos y video)

¿Quién lo duda? La Cuba de hoy no es la de hace una década, ni siquiera la de apenas dos años atrás, ni remotamente la del próximo quinquenio.

La inercia de largos períodos queda poco a poco en el camino, y el país se sacude la modorra a golpe de carrera de cien metros. Los cubanos vivimos todavía el sopor de seres pasivos y de a inmensos buches aprendemos, en corto período, que no se puede esperar siempre con el pico abierto.

Es cierto que se anda con pasos desconocidos, y se han tocado y abierto puertas vedadas por más de 50 años. Pero ya era hora.

Muchos de los denominados “cambios” debieron ocurrir hace mucho tiempo, pero toda obra humana es perfectible por naturaleza; con senderos rectos o llenos de sinusoides la Revolución cubana ha tratado de marchar por este más de medio siglo, y con el gateo del XXI se despoja de convencionalismos y concepciones  arcaicas.

Las relaciones Iglesia y Estado hallan cada vez más puntos convergentes, la nación celebró la primera peregrinación post revolucionaria de la Virgen de la Caridad del Cobre, sin duda un paso firme en la unión de todos los hijos de esta Isla; el cuentapropismo llega como una especie de panacea para aliviar algunas necesidades de la población y crear nuevas fuentes de trabajo; se legalizan los trámites de compra venta de autos y viviendas; se proclama la pronta y esperada estipulación de una nueva política migratoria; estas y tantas medidas en tan solo un año, que aún cuando puedan discutirse muchos de sus puntos, dan bríos y aliento a esta Cuba de inicios de milenio.

Fotos de Kaloian Santos

La Isla entonces, teje un camino de encuentros entre sus hijos, una historia que aunque incierta propone creer en un final feliz que aspire a lo mejor para todos. Ha dejado la puerta entreabierta, se ha dado cuenta de sus propias fallas, hay otras que llevará más empeño enmendar, mas el camino ya está a la vista.

Cuba trae ojos desvelados, intenta seguir la marcha con la rivalidad de un postmodernismo en decadencia y de los errores cometidos en el proyecto socialista; pero no ceja, se vuelve resucitada con manos de obrero, con un ala profunda en vuelo y tratando de restablecer la otra mitad.

No es un experimento que ha salido mal, como muchos intentan ver, como a veces, hasta uno mismo, obligado por tanta desidia, pretende creer. La Revolución no es ni será un antojo, se hizo de pueblo y debe continuar siendo de pueblo, aunque algunos  se le olvide de vez en cuando.

Cuba está naciendo y con ella nacemos muchos, otros podrán morir, pero los más, creemos en esta nueva era. Crece en ella el nuevo campesino de panel solar, fertilizantes orgánicos y Peugeot remodelado; el contador de nóminas en Excel; el panadero de hornos eléctricos; el técnico de nivel medio, pizzero en su tiempo libre; la ingeniera industrial, manicuri en horario extra laboral y el informático que vende café en las noches.

Y es que Cuba teme por sus hijos, quiere a todos sus hijos. Tiene en ella el hálito de la histórica Sierra Maestra, del bello Escambray, de las nuevas ciudadelas de provincia. Quiere despojarse de tiempos de soledades que tanto le oprimen, ha querido devolverle al pueblo, lo que siempre ha sido del pueblo.

Necesita, desea e intenta eliminar tantos esquemas, falsos conceptos, inadecuadas consignas. Debe, le urge seguir creyendo en la gente, esa que en el 59 impulsó el triunfo revolucionario, la que resistió el duro golpe del período especial del 90, la que hoy intenta sobrevivir en medio de la crisis económica.

No ha sido fácil, ni para ella ni para nosotros. Ha sido una relación tensa, aún lo es. Todavía queda mucho por hacer, mucho por solucionar, tantas mentalidades que suprimir, tantas malas decisiones que eliminar, tanta hipocresía y oportunismo que “multiplicar por cero”.

Pero para ello, es necesaria la unión de todas las fuerzas, hacer como Neruda dijo, “mil hombres, mil mujeres que conduzcan sobre sus hombros una parte de la esperanza”. Cuba, señores y señoras, no es ni será la misma… nosotros tampoco.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: