Suprimir dualidad monetaria en Cuba no eliminará diferencias sociales

“La tasa de cambio del CUC con respecto al CUP bajará de 1-25, a 1-16”, fue y es todavía la vox pópulis que ha llenado y aún abarrota Casas de Cambio en Cuba. La posible modificación, cierta o no, puso en pie de alarma a todos, con vista a no correr riesgos en la economía del hogar.

La especulación popular y los cambios originados en el proceso de actualización económica del país, colocan sobre el tapete el tema de la dualidad monetaria, nicho en el que muchos depositan falsas esperanzas para lograr un mayor poder adquisitivo y eliminar así diferencias sociales. Pero la cuestión no es “coser y cantar”.

La pérdida de la totalidad de los vínculos comerciales externos, luego de la caída del Campo Socialista y el recrudecimiento del bloqueo económico-comercial de Estados Unidos, originó una alarmante crisis en el país, que sirvió de inicio al denominado Período Especial.

Para minimizar en todo lo posible los efectos en las políticas sociales, Cuba llevó a cabo, a inicios de los 90, la despenalización del dólar, la dolarización parcial y el establecimiento de la doble moneda, que si bien reanimó la afectada economía, también dejó serias deformaciones en las estructuras empresariales y en la distribución de ingresos, que hoy día no son tan fáciles de solucionar.

Luego de la desdolarización del país a comienzos de los 2 mil, todavía persiste la dualidad monetaria, ahora con la relación CUC-CUP, y arrastra consigo graves distorsiones que convencen cada vez más de la necesidad de unificar en una sola moneda. Es una disyuntiva que debe resolverse, y no será a un corto plazo.

Este modelo dual y la diversidad de mercados en dependencia de cada moneda, han originado el establecimiento de regímenes cambiarios diferentes. En el sector empresarial existe un tipo de cambio fijo de uno por uno, en tanto para el ámbito personal privado la tasa de cambio ha oscilado entre los 19 y 26 pesos, con estabilidad desde hace años en 25.

Una de las principales limitaciones de esta dualidad en el entorno empresarial, son las condiciones turbias en la que agentes económicos, dígase empresa de cualquier índole o unidades presupuestadas, se desenvuelven; y por tanto el no desarrollo de sus capacidades de manera plena, al no poder evaluar correctamente sus gastos e ingresos con este cambio distorsionador de uno a uno.

A ello se suma la disponibilidad limitada de dinero en las cuentas en CUC por parte de las empresas para poder operar; la existencia de sectores orientados a producciones vitales o con vínculos a políticas sociales, con nulo o muy poco acceso a divisas, y el mal empleo de estos recursos por parte de algunas entidades.

También existe un fuerte impacto en el contexto laboral, y trae en muchas ocasiones efectos adversos y migración a puestos de trabajo, marcados más por la búsqueda de estimulación en divisa, que por su importancia social.

Pero no podemos engañarnos ni crear falsas expectativas: unificar a una misma moneda, sea la que sea, no acabará de por sí con la disparidad de los ingresos personales ni mejorará de sopetón la economía. Esto concierne más a temas de organización económica que a consecuencias sociales.

Tipo de monedas en Cuba

La eliminación de la dualidad monetaria es un elemento esencial para el diseño de condiciones necesarias sobre la cual articular el desarrollo económico de la nación. Y en el caso del nivel empresarial le permitirá percibir al Estado, de manera clara, cuáles son las instituciones rentables y cuáles no.

Establecer el CUP o el CUC, aunque pensamos por tema de identidad nacional y de años de circulación que deba ser el primero, no impulsará de por sí solo una gestión empresarial adecuada, sino se elevan los niveles de eficiencia y eficacia. Menos, se puede traducir este cambio con la supresión del contraste de entradas económicas y la elevación de los niveles de consumo de la población. Como aclara el investigador Pavel Vidal: “la eliminación de la dualidad no es una medida que crea de por sí riqueza”.

El acceso a los distintos niveles de ingresos de las personas es el motivo principal de las diferencias sociales, y no dependen, en lo esencial, de arreglos monetarios. Así, aún cuando tengamos CUC o CUP, las familias que solo tienen como fuente el salario del sector estatal, no percibirán el mismo nivel de vida que aquellos con acceso a otras dentro y fuera del país, a pesar de manipular ambos una sola moneda.

Estas desigualdades solo se enfrentarán cuando se reanime el sector productivo de la economía, y se logre una estricta disciplina fiscal.

La solución de la dualidad monetaria no será un proceso corto, y sí puede llevar consigo en cualquier momento una medida como la que hoy se especula. Significará que por primera vez en 20 años la moneda nacional recuperará todas sus funciones. Mas, debe ser un paso conveniente y oportuno en aras de no desembocar en un factor negativo, por apresuramientos e improvisaciones, para el proceso de actualización de la economía del país.

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

One Response to Suprimir dualidad monetaria en Cuba no eliminará diferencias sociales

  1. Pingback: MN tiene pesadillas | "La Chiringa de Cuba"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: