Tuto Vázquez y de cuando llovieron flores en Pinar

No había apellidos italianos de por medio, nada de Montescos ni Capuletos. No fue una novela ambientada en la bella Verona, ni las escenas correspondían de manera tan melosamente romántica a la archiconocida historia de Shakespeare. Quizás el final no correspondió a fatalidades compartidas, pero no fue menos intenso y dramático que el relato de amor dela Inglaterravictoriana.

Eran ¿solo? Tuto Vázquez y Zenaida Ruiz, el aviador y la hermosa estudiante dela EscuelaNormalpara Maestros y Maestras en plena ciudad de Pinar del Río. Corría el año 1935 ó 1936, y cuentan que sobre el parque dela Independenciallovían literalmente flores. No era imaginación, ni siquiera historias salidas de ocurrentes novelistas, no era un Macondo repetido en el occidente cubano.

Caían, de verdad, flores del cielo. Algunas, atrapadas, se mecían en las ramas de los árboles; otras, coronaban el techo dela Glorieta; las pocas pero las más importantes, terminaban en manos de Zenayda Ruiz. Tuto Vázquez, como le había prometido y como cada día, había pasado en avión a desearle las buenas tardes.

Tuto, joven militar, deportista, enamorado como un loco de la linda manceba de la calle Martí, pasaba de tarde en tarde con su avioneta, daba vueltas de aquí a allá, hacía piruetas para divertimento del pueblo y de la estudiantina toda. Y como colofón, arrojaba sobre el céntrico parque una lluvia de flores para su amada.

La oposición de los padres de la joven, sazonó la historia de amor entre Tuto y Zenayda, cuándo no ocurre esto, mas si se le añade al atlético muchacho su aureola de conquistador.

Pero no fue discordia familiar o negativa de Zenayda lo que impidió consumar el amor. Tuto murió en una de sus tantas maniobras aéreas, no incrustado contra la propia Glorieta del Parque o en un impacto contra algunos de los resquicios dela ColoniaEspañola, como muchos pobladores temían. Fue por allá, por los municipios orientales, en unas de sus acrobacias.

Zenayda no iría al sepelio; dispuestos sus restos en la funeraria de Monteserín, Tuto pasaría su última tarde solo.  Muchos comentaron las causas de la ausencia, pero la bella Zenayda ni por asomo despidió a su novio de aquella suerte ingrata.

Como era usual, el cortejo fúnebre comenzó el viaje desde la funeraria hasta el cementerio metropolitano. El recorrido, inevitable, pasaba por el propio frente de la casa los Ruiz.

Nadie dio crédito a lo que pasó después. El carro, obstinado, paró en seco en la misma puerta de la joven maestra. Quedó allí y en signo de protesta no quiso echar a andar de nuevo. Se hizo el silencio, hubo quien pidió a Zenaida que saliera al portal; ella no apareció.

Nunca se supo qué pasó en realidad, qué obra divina detuvo al carro en ese exacto lugar. La fábula, el mito, la historia de año en año se alimentó, se trocó y hasta se llegó a contar que Tuto se levantó de la caja, que su aureola fantasmagórica acompañó en vida a Zenayda. Otros, aseguran que ella, aún viva confiesa que Tuto fue su único amor, que no olvidará aquel día.

Pero el que si no halló explicación racional a lo sucedido, fue aquel chofer solícito del carro fúnebre. Cuando pudo cambiar el féretro de vehículo para así continuar el periplo, quedó atónito; el primer carro echó andar sin ninguna dificultad. Tuto ya había cumplido su promesa, le deseó siempre las buenas tardes a Zenayda, en esta vida y aún en la otra.


Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: