Querer a Cuba (+ fotos)

kaloian-cincuenta-veces-cuba-10-banderaA veces quisiera sacarla del corazón cuando se vuelve insostenible, insufrible. Quisiera escribirla como Miguel de Cervantes, ese lugar del Caribe de cuyo nombre no quisiera acordarme. Es imposible hacerlo.

Me hace aventarme una y otra vez contra sus molinos, y a la vez me levanta, me quita el polvo y devuelve la adarga al brazo para seguir la contienda.

Por veces le recrimino, le lloro, pero como las pasiones eternas, al tiempo se me pasan las penas y vuelvo como los viejos enamorados a revolcarme en sus esquinas, esas esquinas bacheadas, endemoniadas, vapuleadas, tan mías.

Aun cuando intente pretender por veces la ingenua finalidad de alejarla de mí, aun cuando haya quien me venda la sutil idea de alcanzar otras márgenes, viene a mí porque es imprescindible, viene a mí para que le acoja en mi lecho, para que no le niegue.

 

Cuba. KaloainY es que amo a Cuba de esa manera romántica de reponerme y adorarle aun cuando, por ocasiones, me estruje la existencia. Ella me invita a su cuna de astucias, temores, de vivos y vividos; madriguera a veces convulsa de demasiada esperanza y en ocasiones de algún pesimismo.

Tenemos esa unión irremediable que nos acompaña en los ciclos sucesivos de nuestras vidas, en esos inevitables saltos de encuentros y despedidas, de viajes de vuelta a sitios donde recuperamos esencias disipadas.

La amo por aquellos que me precedieron, por un país que exige continuidad, por una Isla que me implora un andar no pasivo ni condescendiente, sino polémico, harto riesgoso.

Nuestro viajar no cree en tiempos de calma, lucha contra la lejanía, el azar, los desencuentros, el demasiado sacrificio, la mucha crítica mordaz.

Cuba

Amo a Cuba más allá de los aburrimientos provincianos, de la caldosa justificada y el traguito de ron para nosotros y los santos; de las inercias sociales y las fachadas moribundas que no se resignan a morir. He aprendido a vivirla, entenderla, criticarla siempre que ha sido preciso.

La quiero más allá de los sueños de cambios aún insuficientes, de las decisiones por veces bruscas y estrepitosas, de las posturas por oportunidades inconsecuentes que nos llevan, en momentos a la duda.

No acepto siquiera que me digan cómo amarla, dónde, ni cuándo. Lo hago cuando dudo de ella, cuando le exijo ser mejor, cuando la defiendo.

Lo que soy es en, por y a través de ella. Ni importa lo que digan, lo que hagan. Me aferro a sus palabras, aunque sean por momentos visiones inciertas que no me ofrecen soluciones ni metas; tan solo enseñan caminos, apenas senderos por los que debo y no me canso de caminar.

Fotos de Kaloian Santos

Fotos de Kaloian Santos

Ella me invita a no saltar la barrera, a no ser fugitiva de mi tiempo. Me convida a no conformarme con extrañar, a no creer en la desunión y el enfrentamiento.

Me permite el tambaleo de la esperanza, la puerta semiabierta a la desazón, la intermitente duda, o el zigzagueante quiebre. Sabe que es pesar por la incertidumbre pero también apercibimiento de lo que no se ha alcanzado todavía, insoslayables inquietudes de tiempos mejores que se anhelan palpables.

No puedo ni podré dejar de padecerla, palpitarla, sufrirla.  Porque quién lo duda, querer a Cuba a veces duele. Pero apuesto por ella todas mis cartas, mi poca fortuna. Lo mejor es quererla desde siempre, desde ahora. No elijo soluciones fáciles. Y es que no importa donde esté, lo que haga, ni siquiera quien seré de aquí a unos años. Querer a Cuba es una opción. Yo la tomo.

bandera62

 

Anuncios

Acerca de Maycardentey
Semi nativa digital, pinareña por causalidad y no por casualidad. Irremediablemente zurda, virgo por antonomasia y convencida periodista.

2 Responses to Querer a Cuba (+ fotos)

  1. jorge says:

    me es imposible dejar de querer a cuba y en especial a mi Habana,a pesar del tiempo y la distancia siempre va dentro de uno,con sus defectos pero tambien con sus virtudes y en todo momento deseando lo mejor para Ella y su gente,nuestra gente.mas alla del bienestar economico y de la independencia, la nostalgia nos toca creo que a todos los cubanos que estamos lejos, en algun momento cuando recordamos a la familia a los viejos amigos a nuestro barrio a todo aquello que para bien o para mal formo parte de nuestras vidas,tu comentario me toco profundo y me convence de que todos al final somos cubanos,no importa donde vivamos y la ideologia que tengamos,un saludo para ti.jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: