¿El mejor oficio del mundo? (+fotos)

preparador de muertosLo imaginé envuelto en una aureola mística de morbosos secretos y escalofriante pasado. Hasta cierto punto, la banda sonora de aquel instante quedó en pausa; la risa diabólica que siempre imaginé escuchar al escudriñarlo por primera vez no existió.

Aunque siempre se predique que hay que tener más respeto a los vivos que a los fallecidos, el miedo a la muerte es todavía un temor ancestral predominante en nuestros días. Las historias que rodean a aquellos que trabajan de alguna manera con occisos, no pocas veces tienen sesgos fantasmagóricos, y un mínimo de reconocimiento social.

Él tiene un nombre común, y su fisonomía no tiene nada que ver con la apariencia de espanto, hasta pudiera decirse que resulta agradable a simple vista. Luis Cándano, joven de 32 años, tiene la intención de rebasar ciertos convencionalismos. Es técnico preparador de muertos y siente orgullo al decirlo. Leer más de esta entrada

Yo también tengo miedo

Apretaste mi mano, fuerte, sensible, certera: “Tengo miedo”, susurraste lentamente, mientras volvías recostar la cabeza en el sillón de mimbre

“Vamos, Pepe”, dijiste días antes con esa manía de viejos de nombrar muertos, cuando menos se les espera. Y esa tarde, repartiste besos por doquier; ingenuos nosotros que pensamos en tu pronta recuperación y ya te veíamos rodando tu sillita por pleno pasillo central del caserón. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: