Dicen que nació un miércoles…

Dicen que nació un miércoles, siempre fue medio atravesada. Dicen que dio guerra hasta el final, fue obstinada, vaga, irreverente con el vientre materno, desequilibrada nata desde la placenta.
Dicen que fue un día de esos, de los que nadie quiere recordar, ni la madre, ni el padre, ni sus abuelos. Ella, por supuesto, no se acuerda.

“La madre casi se muere”, cuentan de vez en vez. “La niña no quería nacer”, “llamaron por el altavoz, pensamos que era todo”, recuerdan los más viejos. “Y yo que me hago con esta niña solo”, titubeó el papá entre la angustia. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: