Dicen que nació un miércoles…

Dicen que nació un miércoles, siempre fue medio atravesada. Dicen que dio guerra hasta el final, fue obstinada, vaga, irreverente con el vientre materno, desequilibrada nata desde la placenta.
Dicen que fue un día de esos, de los que nadie quiere recordar, ni la madre, ni el padre, ni sus abuelos. Ella, por supuesto, no se acuerda.

“La madre casi se muere”, cuentan de vez en vez. “La niña no quería nacer”, “llamaron por el altavoz, pensamos que era todo”, recuerdan los más viejos. “Y yo que me hago con esta niña solo”, titubeó el papá entre la angustia. Leer más de esta entrada

Anuncios

Carlomanía (+fotos y video)

Confieso que nunca he idolatrado a artista de telenovela o cantante alguno, ni siquiera en mis años de adolescente, cuando nos dejamos influenciar por temas triviales. Tampoco mi pasión por la literatura, por la buena cultura y sus exponentes más representativos me han convertido en seguidora voraz de tendencias; en realidad muy pocas cosas, amén de que me gusten, me hacen ser fan irremediable de algo en especial.

Apenas bebo, no fumo, no tengo ningún vicio indeseable, y mis manías son bien pocas, por no decir casi ninguna, y desde que nací sólo hay una que no he podido dejar: querer a mi papá.

Quizás en este día, todos esperen la crónica acostumbrada sobre nuestros progenitores masculinos, pero me resulta extraño hablar en sentido general cuando no conozco a los demás, o al menos no tanto como al mío. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: