Yo, Ninel Conde (+fotos y video)

A veces es inevitable la asociación. Matices lúgubres como marionetas que en una tienda oscura recobran la vida, con movimientos torpes, maniqueos, primerizos. Así se les piensa en la impresión inicial.

De pronto desfilan, piernas lujosamente contorneadas a golpe de gimnasio e inyecciones hormonales, pasos firmes en algún tacón importado, ojos bien delineados que escoltan el toque meretriz entre el labial de boutique e insidiosas pestañas a lo Marilyn Monroe.

Los olores llegan después, con esa mezcla de Chanel adulterado y after shave tras el camuflaje del exuberante maquillaje.

Barbillas domesticadas por la Gillete y para los favorecidos, con la crema depiladora, obsequio de algún “amigo cercano”: insuficiente por veces para esconder unos pómulos, que ni la madre natura logra achicar.

Ya llegan al escenario, soberbias y pálidas llegan, no son ni gallegas ni argentinas, bien cubanas, divinas, aunque no existan muchos poetas bohemios y atrevidos que les dediquen sus versos.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Laura de la Uz: “Me encantan los papeles secundarios” (+ fotos)

Fotos: Osbel Concepción

A veces, como sus propios personajes, Laura de la Uz, da la nota discordante dentro de la actuación en Cuba. Y no significa ello, demeritar su valor y labor, sino que como pocas, reconoce hechos, situaciones y preferencias, que a muchas “divas” de la escena cubana, pudieran avergonzar. Pero a ella, le engrandecen sobre manera.

“Este es mi año, casi comienza su conversación, tengo muchos proyectos vinculados al cine, es una tremenda suerte, créeme. La carrera del arte es como una montaña rusa, un día tienes mucho trabajo y al otro no se te presenta nada”. Leer más de esta entrada

Ni tan aficionados ni tan profesionales

Muchos eventos organizados por grupos de aficionados son de excelente calidad

Muchos eventos organizados por grupos de aficionados son de excelente calidad

En la vida siempre han existido y existirán las diferencias. Ni siquiera una sociedad como la que hemos intentado construir escapa de tales disyuntivas. No es igual el licenciado que el campesino, el policía que el cantante de salsa, el obrero asalariado que el cuenta propista.

Las diferencias materiales existen  y más allá en la mente de cada persona, donde no se disgregan la valía del espíritu o la escasez del bolsillo. Todo tiene niveles, escalas, aunque nos hemos empeñado en no reconocerlo, y la cultura no está exento a ello. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: