Sin perder la ventana

Tal vez algunos no logren superar nunca la popularidad de sus temas íconos; otros no temen a las improntas, se consideran autores prolíficos; unos pocos, jocosamente confiesan que a su edad, pensaron vivir de «la leyenda».

Todos, tienen en su haber al menos más de una década de intenso bregar, y quizá algunos juguetean con la «media rueda». Hoy, ante un nuevo fenómeno que enfrenta la trova cubana actual, descansan un rato las cuerdas de la guitarra y dialogan con este espacio.

¿Se pierden las esencias de la trova? ¿Trovadores mediáticos vs. trovadores de pueblo? ¿Excesiva fusión o necesaria fusión? ¿Arte juglaresco o grandes convocatorias de público? Sobre estas y otras interrogantes conversó este diario con representantes de varias generaciones de cantautores de la Isla. Leer más de esta entrada

Anuncios

Raúl Torres: Mi vicio es escribir canciones (+Fotos y Video)

Tal vez sus próximas canciones no puedan superar nunca la popularidad de su tema Candil de Nieve; pero no le preocupa. El aún joven cantautor Raúl Torres no teme las improntas, se considera un escritor prolífico, que podría “fácilmente” hacer cinco propuestas discográficas por año.

En estos días recién finaliza su gira nacional, la primera más exhaustiva desde su regreso a la Patria, hace par de años, luego de prolongada estancia en Brasil y España.

Hoy, recupera su público, aunque en realidad nunca lo perdió. “Cada vez que hago una gira es una experiencia diferente, nueva, es el termómetro exacto de un artista para comprobar cómo van sus trabajos, sus canciones. Me han pedido temas de discos muy recientes, eso significa que están pendientes de lo que hago”, expresó en entrevista. Leer más de esta entrada

La dignidad de Pablo Milanés (+fotos)

Pablo Milanés cantó ayer en Pinar Foto: Osbel Concepción

Pablo Milanés cantó ayer en Pinar. Foto: Osbel Concepción

Pensé que iba a pasar la mayor vergüenza del mundo. Faltaban apenas quince minutos para el concierto de Pablo Milanés, y tan solo había unas 50 personas en la Plaza Provisional de la Revolución de Pinar del Río. Ello, sin contar, por supuesto, las decenas de implicados en la realización del espectáculo, cuerpo de policía, bomberos, y demás instituciones involucradas.

La prensa, en el lugar en cuestión desde bien temprano, no podía creer aquello. Mi primera imagen fue el rostro de Pablo Milanés, quizás no contrariado pero al menos así lo sentía yo, ante la poca afluencia de público. Las causas en un análisis apresurado parecían ser dos, el seguido juego de pelota de la subserie Santiago-Pinar, a pocas cuadras y con transmisión nacional y el cambio de horario del concierto, adelantado para una hora antes y sin la correcta promoción. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: