Cuándo será tiempo…


Recuerdo mi ingreso a la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, una guajirita pinareña sin más conocimiento que unos libros leídos en horas de estudio independiente y un analfabetismo tecnológico abrumador.

Tener un disquete era la misma gloria, mi gloria informacional en un grano de maíz de 1,1 megabyte. Y aparecieron las memorias flash, divino invento computacional, el dispositivo de almacenamiento extraíble que si no poseía, técnicamente quedaba excluida de los círculos no de poder, sino académicos.

Como todos, quería tener mi flash, era la mayor meta. La tuve. Luego llegaron las grabadoras de casete, también poseí la mía.

Pero no descansaba ahí, la prosperidad profesional no llegaba aún; irrumpieron los mp4, las cámaras de fotos digitales, las de video de tarjeta, de disco interno, y las computadoras, las laptops, las mini, los celulares, los blackberry, los iphone. Y piensas que no consigues la meta aún, quieres una cama para ti sola, un cuarto, un baño, una cocina, una casa… Y la felicidad aún no se asoma. Leer más de esta entrada

Dicen que nació un miércoles…

Dicen que nació un miércoles, siempre fue medio atravesada. Dicen que dio guerra hasta el final, fue obstinada, vaga, irreverente con el vientre materno, desequilibrada nata desde la placenta.
Dicen que fue un día de esos, de los que nadie quiere recordar, ni la madre, ni el padre, ni sus abuelos. Ella, por supuesto, no se acuerda.

“La madre casi se muere”, cuentan de vez en vez. “La niña no quería nacer”, “llamaron por el altavoz, pensamos que era todo”, recuerdan los más viejos. “Y yo que me hago con esta niña solo”, titubeó el papá entre la angustia. Leer más de esta entrada

Yo también tengo miedo

Apretaste mi mano, fuerte, sensible, certera: “Tengo miedo”, susurraste lentamente, mientras volvías recostar la cabeza en el sillón de mimbre

“Vamos, Pepe”, dijiste días antes con esa manía de viejos de nombrar muertos, cuando menos se les espera. Y esa tarde, repartiste besos por doquier; ingenuos nosotros que pensamos en tu pronta recuperación y ya te veíamos rodando tu sillita por pleno pasillo central del caserón. Leer más de esta entrada

¡Qué me tenga cuidado la vida!

No importa cuán despiadada se presente, cuán desgraciada, atravesada, y de todas las maneras posibles, tratando de joderme la existencia. No importa si por momentos se torna desagradecida, insoportable, inalterable, al punto de la asfixia.

No importa si me tira, me recoge y se arrepiente de haberme dejado una y otra vez a la suerte del camino. No pensaré siquiera en perder el tiempo; no importa si no llega cuando estoy a punto de desfallecer, si me hace tomar senderos oscuros para llegar a una meta que por veces, incluso demasiadas veces, desaparece ante nuestra vista.

No pienso pedir oportunidades, las arrebataré, las lucharé, las haré mías, aunque aparentemente no las merezca. Basta de esperar alientos que no llegan, amores que se tornan tardíos y mustios, basta de esperar milagros que solo son fruto de nuestra imaginación.

No pienso dejarle la batalla ganada, ni siquiera que piense que le daré el gusto de verme tirada en plena cuesta porque la montaña me ha parecido demasiado alta. No pienso siquiera pedir perdón porque en la batalla me he equivocado, lo haré una y otra vez, la voluntad todo lo puede, y eso es lo que nos debe sobrar. Leer más de esta entrada

Proponte vivir

A este año apenas le quedan unos golpes de reloj, y si hiciera como siempre realizaría un examen minucioso de los últimos 12 meses. Mas ahora no, por esta vez se me ocurre hacerme mi propio memorando para el 2011, a fin de cuentas se hace en todo o casi todo en nuestra vida, por qué no hacerlo para enrumbar mi existencia los próximos 365 días, o más.
Para ello propongo una serie no minuciosa pero sí amplia de objetivos. No quisiera pensar tan sólo cómo será mi vida durante el próximo año pero al menos tengo la certeza de cómo quiero que sea, y dice Eduardo Galiano, que así se comienzan a cumplir las buenas metas. Por eso para este 2011 pretendo: Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: